martes, 30 de junio de 2015

Para Mantener tu Peso luego de una Dieta...¡Come Proteínas!

Luego de haber pasado meses a dieta para lograr el peso que deseabas, llega el difícil momento de retomar una dieta saludable que te permita mantenerte en línea y no perder lo logrado con tanto esfuerzo. ¿Qué conviene comer? Si bien no hay demasiados datos al respecto, una investigación reciente detectó que las dietas altas en proteínas ayudan a mantener el peso deseado.

¿Ya has bajado esos kilos o libras de más y temes volver a recuperarlos cuando dejes de hacer dieta? ¡No te desanimes! es lógico, pues ese es uno de los desafíos principales que pueden quitarte el sueño cuando quieres controlar tu peso.

Hasta el momento, varios estudios han demostrado que gastar más calorías de las que consumimos nos permite bajar de peso, pero poco es lo que se sabe sobre cómo controlar y mantener el peso deseado.


Al respecto, una investigación desarrollada por unos científicos europeos de la Universidad de Copenhague detectó que una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos puede ayudar a cumplir este objetivo.

Las proteínas se encuentran en los alimentos de origen animal, como carnes de res, pollo, pescado, cerdo, pavo y huevos, y en algunos alimentos de origen vegetal, como las habichuelas (frijoles), las lentejas, la soja y las nueces y las semillas en general.
  
Las proteínas cumplen un papel muy importante en la dieta, ya que se ocupan de construir y reparar la piel, los músculos y los órganos. Además, los alimentos que contienen proteínas en general también tienen hierro, que ayuda a que la sangre transporte el oxígeno a todo el cuerpo. Si te falta hierro, es posible que te sientas cansada y débil o con dolor de cabeza.

La cantidad de proteínas que cada uno necesita depende de la edad, la estatura, el peso y el nivel de actividad física. En los niños y en los adolescentes va variando con el crecimiento y al llegar a la adultez se estanca. Así, la cantidad de proteínas que debe consumir un adulto es de alrededor de los 60 gramos diarios, en promedio.

Para Más Consejos Acerca de Bajar de Peso...Click Aqui


jueves, 28 de mayo de 2015

Medicina de Precisión en el Tratamiento de la Obesidad

Se considera que en Estados Unidos, más de dos de cada tres personas adultas son gordas u obesas y que el 17 por ciento de los niños también son obesos. La obesidad es un problema médico caro que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y cáncer, entre otros.

Además, la prevalencia de la obesidad continúa aumentando, pese a la educación impartida, a los esfuerzos en pos de la alimentación y el ejercicio, así como a las terapias farmacológicas y quirúrgicas. Por ello, los científicos decidieron cuestionar el efecto del sistema gastrointestinal sobre la obesidad.

Los científicos descubrieron que para sentirse llenas, las personas obesas ingieren alrededor de 150 calorías más que quienes tienen peso normal. Además, descubrieron que el estómago de los obesos no solamente se vacía más rápido, sino que es de mayor tamaño y que los niveles de la hormona que envía la señal de llenura o saciedad son menores a los de las personas de peso normal.


En base a estos hallazgos, los científicos identificaron las siguientes sub-clasificaciones para la obesidad:

1. Saciedad anómala: dificultad para sentirse lleno (20%)

2. Estómago de mayor tamaño (14%)

3. Componente conductual (13%)

4. Estómago con vaciamiento más rápido (13%)

5. Otros (26%)

A partir de esta sub-clasificación de la obesidad, los médicos podrán ahora recetar el tratamiento más eficaz. Por ejemplo, los pacientes con estómagos más grandes posiblemente serían buenos candidatos quirúrgicos, mientras que quienes tienen problemas conductuales se beneficiarían de recibir consejería o de los medicamentos ansiolíticos.

“La aplicación de este método personalizado permite encontrar el tratamiento más eficaz y evitar que el paciente invierta tiempo y dinero en tratamientos menos fructíferos”, comenta el Dr. Andrés Acosta, medico gastroenterólogo.

En este primer estudio, los científicos compararon la eficacia de un medicamento para la saciedad, o sea un fármaco que ayuda a los pacientes a sentirse llenos, frente al placebo. Cuando se receta normalmente el medicamento para la saciedad, éste permite perder 3 libras de peso por semana. En base al método de la sub-clasificación, se puede también recetar el mismo medicamento para la saciedad a los pacientes que tienen dificultad para sentirse llenos, y en este estudio, esos pacientes perdieron 6 libras de peso por semana.

 “Los resultados son impresionantes y pueden cambiar la forma de controlar la obesidad; por lo tanto, es necesario personalizar el tratamiento de la obesidad después de que ha quedado claro que la misma pastilla no funciona igual en todos”, explica el Dr. Acosta.

Para leer Más Consejos para Bajar de Peso...Click Aqui
Alimentos para Bajar de Peso

martes, 14 de abril de 2015

Consejos Faciles para Evitar la Acidez

Si de vez en cuanto sientes un ardor que sube por tu pecho o hasta tu garganta y que duele, no tengas miedo. Es una reacción normal del cuerpo a algunos alimentos o bebidas que nos caen pesados, o cuando tienes una condición especial de salud. Ese ardor que sientes se debe al ácido del estómago que sube por el esófago. Esto se le llama enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE.

¿Qué puedes hacer? Si la acidez no es muy frecuente, es decir, te ocurre máximo dos veces a la semana, puedes evitarla con tácticas caseras y cambiando algunos hábitos:


1. Come menos y despacio. Cuando comes más de lo que tu estómago puede tolerar o tan rápido que no le permites funcionar normalmente, el estómago puede reaccionar con acidez. Trata de comer más despacio e intenta comer porciones más pequeñas.

2. Evita ciertas bebidas. El alcohol, el café y el chocolate relajan la válvula entre el esófago y el estómago facilitando el paso de los ácidos estomacales.  Si quieres evitar la acidez, ya sabes el secreto, evita estas bebidas lo más que puedas.

3. Evita ciertos alimentos. Algunos alimentos tienden a provocar acidez más fácilmente, como las frutas ácidas, el picante, la cebolla y el tomate. Descubre los alimentos que no te caen muy bien, anotando en un diario lo que comes y las reacciones que tienes, para saber cuáles debes evitar.

4. Deja de fumar. El efecto del cigarrillo en tu acidez es inevitable. La nicotina debilita el esfínter bajo del esófago (la válvula) permitiendo que los ácidos del estómago entren más fácilmente.

5. Cena temprano. No te duermas inmediatamente después de cenar, pues tu cuerpo no va a poder hacer la digestión como debe, los niveles de acidez aumentarán y el estómago estará lleno. Cena más temprano y espera al menos 2 o 3 horas antes de irte a la cama.

6. Eleva la cabecera de la cama. Si la acidez te afecta especialmente cuando duermes, puedes ayudarte levantando la cabecera de tu cama con algunos ladrillos o bloques, haciendo que tu cabeza y tu pecho estén más arriba que el resto de tu cuerpo. No intentes levantar tu cabeza con más almohadas pues la posición aumenta la presión en tu estómago y empeora la acidez.

7. Pierde peso. Las libras de más empujan a tu estómago hacia arriba haciendo que los ácidos suban por tu esófago más fácilmente. Haz una dieta para cambiar tus hábitos alimenticios y perder peso, eso te ayudará a reducir la acidez.

8. Evita la ropa ajustada en el área de la cintura. ¿Para qué ponerte ropa que te hace presión sobre el estómago? Esa presión puede aumentar tu sensación de indigestión y provocarte acidez. Si quieres seguir poniéndote tus pantalones favoritos, lo mejor es que rebajes algunas libras. Es más saludable.

9. Relájate. A veces la ansiedad y el estrés pueden empeorar tu acidez. Busca algunas técnicas para relajarte como yoga, meditación o masajes. El ejercicio aeróbico de baja intensidad también te puede ayudar.

Si la acidez continúa, prueba un medicamento de venta libre o habla con tu médico. La ERGE puede llevar a problemas más severos, incluyendo la esofagitis (inflamación del esófago) o el cáncer de garganta.  Pero no te rindas, hay muchas opciones para prevenirla.

Para Más Consejos Saludables...Click Aqui

jueves, 26 de marzo de 2015

12 Consejos Efectivos para no Recuperar el Peso Perdido

El éxito no cae del cielo. Las personas que han logrado perder el sobrepeso o el exceso de peso con éxito, pusieron en práctica métodos probados y perseveraron día a día. Estos son sus consejos:
1. Nunca pases hambre. No esperes a sentirte desfallecida(o) y “muerta(o)” de hambre. Esa es la manera más fácil de comer de todo y sin control y echar a perder todo lo que has logrado hasta ahora. Esto se debe a que el  hambre es un impulso primario que es difícil de negar (y de controlar).  Como más vale prevenir que lamentar, mantén siempre a mano (incluso en tu cartera o automóvil) bocadillos saludables, como almendras (12 almendras es una porción), un huevo duro,  algunas galletas de granos integrales,  o paquetitos de pasas. ¡Ah! Y jamás te saltes las comidas.
2. ¡Toma mucha agua! ¿Sabías que algunas personas confunden sed con hambre?  Por eso, cuando pienses que tienes hambre, toma un vaso de agua primero. Quizás eso te ayude a mantenerte satisfecha hasta la próxima comida. Si no puedes esperar, de todas maneras  el agua que bebas te ayudará a comer menos y a sentirte llena más rápido.  Por eso muchos nutricionistas recomiendan beber un vaso de agua por lo menos 20 minutos antes de cada comida.

3. Come varias comidas en el día. Comer más veces ayuda a acelerar el metabolismo y, además, permite que las personas se sientan constantemente satisfechas (llenas). Lo mejor es  dividir el total de calorías diarias en comidas pequeñas o meriendas y disfrutar de la mayoría de ellas al principio del día. Recuerda:  la cena debe ser la más pequeña de todas tus comidas.
4. Para no recuperar esas libras perdidas, economiza las calorías… ¡Y no hagas trampa!  Imagina que tu consumo diario de  calorías es como una cuenta bancaria: tienes una cantidad específica a tu favor y no puedes sobregirarla.  Averigua  la cifra exacta que te corresponde cada día de acuerdo a tu edad, sexo y nivel de actividad física ¡y apégate a ella!
5. Escribe lo que comes.  Algunos hasta llevan “un diario de alimentos”, pero puede ser una libretita o, si tienes teléfono inteligente, allí mismo puedes llevar ese registro. Lo importante es que lleves un control de tu alimentación. Eso te ayuda a recordar cuántas calorías has consumido en el día, o en la semana, y te ayudará a no desviarte.
6.  Húyele a la comida chatarra, a los restaurantes de comida rápida y a los alimentos congelados (de preparación fácil).  Todos estos son un imán para recuperar el peso perdido porque  son alimentos altos en calorías,  grasas, sodio y carbohidratos. Eso no quiere decir que tienen que ser ni complicados en su preparación, ni desabridos. Planea con anticipación.
7. Haz acopio de lo que te conviene.  Llena tu refrigeradora y la alacena de frutas y verduras frescas o congeladas y de aves magras, pescado, granos y bocadillos saludables, como el yogur griego, las nueces o el pan integral. Y saca de tu cocina y de tu vista las galletitas, los dulces y caramelos y todos aquellos alimentos que sabes bien que no te favorecen.
8.  Pon color a las comidas con frutas y verduras. Algo que te ayudará a no recuperar esas libras perdidas, es la regla de los colores: mezclar rojo, verde y naranja. Esfuérzate por incluir, en cada comida, una fruta o verdura de cada uno de estos colores.  Entre los rojos están las fresas los tomates , las granadillas y las manzanas. Entre los de color naranja, están las zanahorias, las calabazas, el camote, las naranjas y los ajíes… Y entre las verdes el brócoli, la espinaca, el té verde, la lechuga… ¡y un sin fin de vegetales!

9. Incluye al menos una porción de proteína en cada comida. La proteína te ayuda a sentirte satisfecho(a) más rápido y ayuda a mantener esa sensación de saciedad por más tiempo. Además de evitar que recuperes el peso perdido, también te ayuda a quemar la grasa y a mantener la masa muscular. Entre las proteínas  están las nueces, los, la carne magra, los pescados, los mariscos y las claras de huevo.
10. Bájale a la sal. La sal es un enemigo de la dieta. No sólo dificulta la pérdida de peso y aumenta la retención de líquidos en ciertas partes del cuerpo, sino que hace que uno sienta más sed (que se interpreta como hambre). Para bajar la sal de tu dieta, no sólo tienes que alejar el salero de tu mesa…  ¡también debes leer todas las etiquetas de lo que compras! Te sorprenderás la cantidad de sodio que se esconde en muchos alimentos que parecen saludables… pero que no lo son.
11. ¡Muévete un poco más! Sentado(a) en el sofá no se queman muchas calorías. Si de verdad no quieres volver a engordar ¡tienes que aumentar tu actividad física! Y si ya estás practicando algún ejercicio ¡ponle un poco de sazón! Es decir: varíalo un poco, para que no te aburra. Si no puedes ir a un gimnasio,  alterna  caminatas con baile, patinaje, la natación o la bicicleta. ¡La clave es estar en movimiento constante!
12. Cuidado con el fin de semana. ¡No claudiques ni el sábado ni el domingo! Es muy común que después de sacrificarnos toda la semana, cedamos a la tentación a última hora. Si planificas de antemano, poniendo en práctica algunos de los consejos que acabas de leer, no te resultará difícil comer bien, darte un gusto de repente y controlar calorías. Si sales a comer a un restaurante, controla las porciones , ordena un plato principal con proteína (pescado, o pollo al horno o a la parrilla), una y una cucharadita de postre.

El control, la moderación y la disciplina te ayudarán a mantener y controlar el peso que logres a largo plazo. Ya que has realizado buenos cambios en tus hábitos alimenticios y de actividad física ¡no retrocedas!  No pienses que “estás a dieta”. Piensa que estás llevando un estilo de vida más saludable que te permitirá tener una mejor calidad de vida. ¡Sí se puede!
Para Más Información para Bajar de Peso...Click Aqui

martes, 10 de marzo de 2015

Consejos Faciles y Sencillos para Bajar de Peso

La matemática es muy simple. Unos 450 gramos de grasa equivale a 3.500 calorías. ¿Quieres perder un kilo por semana? Luego hay que consumir 3500 calorías menos por semana. Eso es alrededor de 500 calorías al día. Al eliminar 500 calorías diarias de su dieta diaria normal, manteniendo su nivel de actividad, usted puede perder aproximadamente un ½ kilo por semana.

Muy bien, tal vez no parece mucho, especialmente si estás pasado en 11 kilos de sobrepeso. Sin embargo, e
studio tras estudio han demostrado, que las personas que pierden peso de forma gradual a un ritmo de 1 kilo por semana son mucho más propensas a mantener ese peso y mantener un peso normal para toda la vida.

Entonces, ¿cuánto exactamente es en 500 calorías? Si usted va a reducir su consumo diario a 500 calorías, ayuda a saber lo que usted necesita comer, ¿no? Esto es lo fácil para perder 500 calorías al día:


* Use leche en lugar de crema en su café.
Ahorro? 50 calorías por taza.

* Pasar la mantequilla en su papa al horno. Ahorro? 100 calorías

* Beba agua con sabor a frutas en lugar de una soda de 16 onzas. Ahorro? 200 calorías

* Pasa por alto la bolsa de papas fritas. Una bolsa de aperitivos de chips tamaño medio son más de 300 calorías. Ahorro? 300 calorías


* Coma el maíz de planta. Una porción de 1 taza de maíz en lata tiene 165 calorías. Una mazorca de maíz tiene 85. Ahorro? 80 calorías.

* Cambiar a queso crema bajo en grasa en su bagel. Ahorro? 90 calorías por onza.

* Tiene demasiado amor a las papas fritas y no puede renunciar a ellas? Intercambie por papas fritas delgadas por las cortadas gruesas. Piense, las papas fritas absorben más aceite cuando estan mas gruesas. Ahorro? 50 calorías por cada porción de 4 onzas

Si prefiere mirar como perder peso desde el punto de vista del ejercicio, también se puede perder una ½ kilo por semana, simplemente subiendo su nivel de actividad en 500 calorías al día. ¿Qué tan fácil es de hacer? Eche un vistazo:

* Tome un paseo de media hora por el parque. Trate de mantener un ritmo un poco más rápido que un paseo, pero no lo suficientemente rápido para estar sin aliento. Quemadura: 160 calorías.

* Salga en su bicicleta y de un paseo. Hacer frente a unas pocas colinas moderadas y el objetivo será de cinco millas totales. Quemadura: 250 calorías

* Vaya a bailar - y realmente salga a DANZAR. Cuanto más tiempo está en la pista en lugar de en la mesa bebiendo bebidas de alto contenido calórico, más vamos a quemar calorias. Baile hasta que sienta que esta sin aliento y su cuerpo se calienta, estaras quemando hasta las calorías que tenia de ahorro, de una manera agradable. Quemadura: 400 calorías durante una hora

Piscina * es ideal para usted, porque se encontrara con un montón de diversión, también. La resistencia al agua significa que usted quema más calorías, y ademas esta evitando el impacto de estrés en las articulaciones de los aeróbicos, bailar o caminar. Hacer un par de vueltas en la psicina lo ayudara a trabajar todo su cuerpo y quemar ahi muchas calorías , si es posible quedese una hora nadando. Quemaduras: 510 calorías

* Trabajar en su jardín. Una hora de cultivar un huerto, con tareas que incluyen la flexión y estiramiento frecuente, puede quemar hasta tantas calorías como una caminata rápida. Quemadura: 250 calorías.

* Juegue un partido de tenis. Arregle con un amigo para un partido de tenis por semana y usted se sorprenderá de la diferencia. Una hora de tenis vigoroso es uno de los mejores quemadores de calorías. Quemadura: 800 calorías

Es importante tener en cuenta que todos los ejercicios / números de calorías se basan en una mujer que pesa 58,500 kg. Si usted pesa más, usted quema más. ¿Quiere una ventaja añadida de quemar calorías mediante el ejercicio? Cuando hace ejercicio, ayudas a construir el músculo mediante la conversión de las grasas.


Tres conjeturas sobre qué tipo de tejido del cuerpo quema más calorías - incluso cuando usted no está haciendo ejercicio. Usted lo consiguió - que el cuerpo utiliza más energía para mantener y alimentar a los músculos y ellos se alimentan de la grasa.

Para obtener los mejores resultados, mezcle y combine los ahorros de alimentos con ejercicios que queman calorías. Ten en cuenta que el consumo de menos de 1000 calorías al día durante más de unos días va a convencer a su cuerpo que está muriendo de hambre y reduce la velocidad del metabolismo. Mantenga los rangos razonables de calorías, y consulte a un médico si desea perder peso más drásticamente.

Aprende Consejos para Bajar de Peso Abajo...Click  Aqui

lunes, 2 de marzo de 2015

Una Revisión a la Efectiva Dieta de los 11 Dias

La pérdida de grasa en 11 dias, es un plan de dieta nuevo que pretende ayudar a que pierdas esos kilos demás. A pesar de que la pérdida de peso promedio recomendada es de entre 1,3 a 1,7 kilos por semana, esta dieta es un método ideal para ponerte en marcha a ti mismo hacia un nuevo yo. Perder 4 kilos en 11 días mantendría a King Kong en camino.

Entonces, ¿esta dieta realmente funciona?
¿Puede arrojar 4 kilos en 11 días?
Personalmente pienso que esta dieta puede ser grande! Creo que es una de las pocas entre varias, que realmente anuncia la verdad. Sí, puede perder 9 libras en sólo 11 días. ¿Por qué estoy tan seguro acerca de ello? Porque Yo mismo la he hecho.
¿Por qué funciona esta dieta? ¿Cómo se diferencia de otras dietas? 


Esta dieta se basa en el principio de cambiar calorías. Esta dieta reconoce que nuestro cuerpo tiene una capacidad de adaptación increíble. Nuestro metabolismo se adapta muy rápido a la cantidad de alimento que comemos y por lo tanto se acelera o se ralentiza.

Nuestro cuerpo produce una cierta tolerancia a ciertos alimentos y da prioridad a lo que hay que quemar primero y lo que se puede quemar más lento. Normalmente, las calorías son quemadas primero antes de la grasa.


La mayoría de las dietas no funcionan porque son conscientes del hecho de que las calorías se queman las grasas no y por lo tanto, establecen que hay que consumir menos calorías. Pero lo que no se dan cuenta es que nuestro cuerpo es muy inteligente. Si usted reduce su consumo de calorías, incluso durante un mes, su cuerpo se adapta a ello y su metabolismo no quemara demasiada grasa.


La pérdida de grasa de la dieta de los 11 dias, no se centra en las calorías que consume, pero trabaja de manera especial en las calorías dentro del sistema de alimentación.


Esta dieta le estimula a realizar 3 comidas, pero no todos los días de los 11. No se restringe el consumo de muchos alimentos. Se le invita a comer un determinado tipo de comida de una semana y comer un tipo diferente de comida a la semana siguiente. 


Básicamente se pretende engañar a nuestro metabolismo que en realidad es un aprendiz rápido e inteligente. Si comemos diferentes tipos de alimentos cada semana, nuestro cuerpo no tiene espacio para adaptarse a cualquier tipo. Así, nuestro metabolismo será alto y por lo tanto, causando la quema de grasas. Recuerde que cuanto mayor sea su metabolismo, las grasas se queman más.

Digamos por ejemplo que comemos unas 2.500 calorías y de repente cambiar a 200 calorías, el cuerpo todavía puede leerse como 2500 calorías y por lo tanto quemar la grasa en la misma cantidad que lo venia haciendo. 

Si usted tiene sobrepeso u obesidad, y desea bajar de peso, esta dieta le dara una oportunidad. Es sólo una dieta de 11 días. También puede reanudar la dieta después de 3 días.

Y en esos tres días se puede comer lo que le importa comer. Esta dieta es bastante fácil de seguir. Le permite comer frutas, verduras, carbohidratos y proteínas. Créanme, esto es una dieta muy fácil de seguir y lo que es más, los resultados muestran la realidad al final de la dieta.

Aprende Consejos para Bajar de Peso Abajo...Click  Aqui





lunes, 23 de febrero de 2015

La Fitoterapia un Buen Complemento de la Dieta para Adelgazar

La crecientes tasas de obesidad en los últimos años están constituyendo en uno de las preocupaciones de la salud pública mas preocupantes y nuestra sociedad.

FITOTERAPIA, COMPLEMENTO EN LA DIETA

Las plantas medicinales y los productos obtenidos de ellas son considerados por los expertos en nutrición remedios eficaces para combatir el exceso de peso o la obesidad, e incluso para mantener la línea, debi­do a la carencia de efectos adversos. Pero es que pueden proporcionar, no es recomen­dable hacer un uso irrespon­sable de ellas porque no to­das tienen los mismo efec­tos y beneficios.
Lo primero que debemos te­ner claro es que toda pérdida de peso necesita de un cambio en los hábitos alimenti­cios y de actividad física, en este contexto las plantas se sitúan como complementa­rías al tratamiento. Sólo si se ajusta adecuadamente la die­ta y se comienza o incremen­ta el ejercicio físico, la fitote­rapia surtirá efecto.

QUE DEBEMOS SABER SOBRE LA OBESIDAD

Este desequilibrio viene de­terminado por un exceso de grasa corporal debido a los excesos en la ingesta, descenso en el gasto energético, o ambas variantes. El incre­mento de peso está influido por la genética pero los agen­tes ambiental (social y cultu­ral) tienen una importancia considerable.
El objetivo ante este desequi­librio, es reducir el sobrepe­so de manera paulatina y se­gura, y la fórmula adelgazante es clara: dieta hipocalórica+actividad física frecuente y plantas de efica­cia demostrada.

MODO DE CONSUMO DE LAS PLANTAS

Tradicionalmente las plantas medicinales se han emplea­do en forma de infusión, sin embargo, las infusiones es­tán sometidas a variaciones que se producen en su ela­boración (temperatura de agua, tiempo de infusión, can­tidad de agua...) y puede transformar la efectividad.

 Cada planta debe adminis­trarse de una determinada manera dependiendo de el mecanismo específico de acción. Así, por ejemplo, las saciantes, conviene adminis­trarlas antes de las comidas acompañadas con suficiente cantidad de agua.

Lo que sí es conveniente es hacerlo a la misma hora, al igual que cualquier otro tratamiento. Se debe reali­zar con una pauta que permita que los niveles en sangre de los compo­nentes activos se man­tengan igual todos los días.

CONSEJOS SOBRE EL CONSUMO DE LAS PLANTAS

- Hay que dejarse acon­sejar por profesionales médicos o farmacéuti­cos y no hacer caso de cualquiera porque es nuestra salud la que está en juego.
- El tratamiento fitoterá­pico en el sobrepeso debe ser contemplado siempre como comple­mentario de una dieta adecuada y de ejercicio físico.
- En el embarazo y la lactancia no es aconse­jable consumir plantas medicinales.
- Tomar los preparados siempre a la misma hora para mejorar su efecti­vidad.

- Una forma adecuada de acelerar el metabolismo es mediante el ejercicio físico.



Para Más Informacion para Bajar de Peso Click  Aqui